18. La venganza del hombre-sol mayor

(Otra leyenda histórica)Beagle kanaal verhaal 18

Gámela nunca se cansa de escuchar algunas historias, otras la aterrorizan. Sólo ha escuchado una vez la historia sobre el hombre-sol mayor pero nunca la olvidará.
Ahora es el turno de Sisoi, los abuelos le contarán esta historia. Gaméla se estremece otra vez cuando mencionan al malhumorado padre de Lem.

Todos están sentados en un círculo esperando la reacción de Sisoi. “Hace miles de años” empiezan los abuelos, “vivía el hombre-sol mayor, uno de los primeros seres en la tierra. Era el padre de Lem y se llamaba Táruwalem. En aquella época existían pocas familias en Yahgan-sha. No era desagradable con todos pero tenía una personalidad muy hostil. Muchas personas lo detestaban y a menudo él y su familia eran víctimas de acoso, humillación y violencia.”

Gaméla voltea la mirada pero Sisoi se agacha buscando entre el fuego la mirada de su anciana abuela. Parece que sus pupilas se agrandan y resplandecen entre las llamas mientras continúa con la historia.

“Un día totalmente malhumorado, con su luz deslumburante, Táruwalem hizo hervir las aguas del océano y encendió los bosques. Desde entonces las cimas de las montañas de Yahgan-sha se hallan áridas, sin vegetación. Por eso la gente lo detestó aún más. Al poco tiempo todos decidieron atacarlo y matarlo. No lo lograron fácilmente. Táruwalem era fuerte y logró escapar, se convirtió en una estrella y huyó al cielo. Desde allá resplandecía pero con el tiempo la estrella fue perdiendo su resplandor y ahora ya no podemos verla.”

Gaméla se siente aliviada ahora que han terminado de contar la historia, Sisoi suspira.

  • ¿Qué le preguntará Sisoi a sus abuelos?
  • Este cuento hace referencia a uno de los mitos de los antepasados Yagánes sobre el cielo y la tierra: el hombre-sol mayor. ¿Qué opinas del cuento? ¿Qué mitos, cuentos o leyendas has escuchado alguna vez?
  • Haz clic en el ‘Libro Yagán Museo Martin Gusinde’ o ‘Publicaciones Museo Martin Gusinde’ para más información.
  • ¿Te gustaría continuar escribiendo esta historia? ¿Te gustaría hacer un dibujo o una fotografía de esta historia? Envíalo a mi correo electrónico y lo publicaré en tu nombre en la página web.
  • Continúa con la siguiente historia: 19. Familias desconocidas comparten la cena